2005: Apoyo a la transición hacia un Estado de derecho


Un año memorable para ASFC: la organización cuenta con su primer apoyo a tiempo completo, con el nombramiento del abogado Pascal Paradis como director general. ASFC tiene como objetivo acercarse al público y organiza una gira por Canadá junto con el Sr. Reinaldo Villalba Vargas, miembro de nuestro socio, el Colectivo de abogados José Alvear Restrepo (CAJAR), que pretende sensibilizar a las autoridades y al público sobre la situación en Colombia.


En Colombia, ASFC constata que, a la luz de los numerosos ataques y situaciones dramáticas vividas por lo.as abogado.as en el país y con el fin de influir en los casos de violaciones de derechos humanos, habrá que priorizar las acciones de denuncia, intervención, acompañamiento y seguimiento. También se prioriza el fortalecimiento de la red de solidaridad dentro de la profesión.

El derecho a la verdad y a la reparación, la lucha contra la impunidad y la representación de las víctimas en un contexto de desmovilización de los grupos paramilitares se vuelven igualmente elementos centrales para la consecución del proyecto “Solidaridad y defensa de los abogados defensores”.

 

 

 


En Afganistán, los decenios de guerra civil hacen que la justicia afgana se encuentre en fase de transición. ASFC se asocia con ASF Francía para enviar al Ministro de Justicia un proyecto de código deontológico y un proyecto para crear una asociación nacional de abogado.as, una iniciativa emprendida a petición de su predecesor, sustentándose en un proyecto elaborado por la Comisión para la Reforma Judicial en Afganistán.

La Secretaria de Estado de la Mujer, así como lo.as representantes de la Asociación de Juristas y de la Comisión Independiente de los Derechos Humanos, expresan su interés en participar en capacitaciones para las cuales el Ministerio de la Justicia desea convertirse en su principal socio, y que tratan sobre áreas como:

  • los instrumentos jurídicos internacionales que protegen los derechos humanos;
  • los derechos humanos, de las mujeres y de los niño.as;
  • el derecho al trabajo.

No obstante, como consecuencia de la gran inseguridad en el país, ASFC se ve obligada a poner fin al proyecto “Para que la esperanza continúe”.

 


En Nigeria, las personas más pobres, especialmente las mujeres, siguen siendo las víctimas de las injusticias más flagrantes. Los casos de lapidación, amputación y flagelación siguen siendo frecuentes, tras las condenas dictadas por los tribunales islámicos de los estados del norte del país.

La situación sigue siendo precaria para numeroso.as prisionero.as, que son detenido.as sin conocer los motivos de su encarcelamiento. Esto da lugar a escenas horripilantes, como la de un prisionero en la cárcel de Bauchi, que pide que le amputen la mano lo antes posible para que pueda salir y volver a su vida.

 

 

 

 


Gracias a nuestros socios sin fronteras

Consulter la liste des partenaires